Mezclar Canciones – 5 primeros pasos


Suscríbete al canal

Hay cientos de detalles que se pueden escuchar en la mezcla de una canción y eso es lo que te hace dudar cada vez que escuchas la tuya. Es frustrante y desesperante, lo sé. Pero hoy estás de suerte porque vamos a ver 5 cosas muy rápidamente que le van a dar otra perspectiva a tus mezclas y más calidad.

Cuando acabemos con esos cinco puntos, te voy a mostrar un ejemplo de todos ellos en una de mis mezlcas y como lo hago yo sin secretos. 

Y si te quedas hasta el final hay un truquito extra que va a hacer que tus mezclas hagan… boom! (Hablar sobre apretar los plugins lo mínimo posible)

Soy Jose y estás en Aladid Studios. Un estudio de grabación en Barcelona y un canal diseñado por y para músicos. 

Recuerda que no hace falta que apuntes nada de lo que te voy a explicar porque lo tienes todo en aladidstudios.com. Te dejo todos los enlaces a la información de este vídeo tanto en la web como en la descripción.

Tus problemas con las mezclas

Seguro que te ha pasado un centenar de veces que:

  1. Acabas una mezcla y hay un montón de elementos que se te escapan. Es horroroso.
  2. No está todo como a ti te gustaría y no lo oyes tan profesional como las mezclas que escuchas en los discos.

Es algo que nos pasa a todos al principio y para que deje de pasarte a ti, te voy a dar esos cinco consejos prácticos que te ayudarán a encarar una mezcla teniendo el control de todo.

Has de saber que, si inviertes más tiempo del que debes y se te eternizan las mezclas y, además, después de todo obtienes un resultado con poca definición, en gran parte suele ser porque ya de entrada hemos empezado mal. 

Así que todo esto de lo que vamos a hablar hoy es lo que vamos a tener en cuenta para empezar a mezclar nuestro tema.

1. Ser escrupulosos y escrupulosas con la preparación del material

¡Vamos al grano!

Si no tienes un orden en tu flujo de trabajo muy estricto, en casi todos tus proyectos irás alternando la mezcla con la edición dentro del mismo archivo de Pro Tools, Cubase, Logic o lo que uses. Y, si solo estás haciendo una maqueta o algo que necesita mucha rapidez, entonces perfecto. Yo mismo lo hago constantemente.

Pero si vas a mezclar algo en serio, te aconsejo que no mezcles ni una nota hasta que tengas toda la post-producción acabada.

Una vez acabada la edición, haz un render de cada pista desde el primer tiempo del compás 0 para no tener problemas de sincronía. Puede que quieras montar todas esas pistas en un nuevo proyecto de mezcla o bien que se las tengas que enviar a otra persona.

Así podrás crear una carpeta de archivos de audio que solo contenga pistas acabadas y listas para empezar a mezclar. Con esto vas a conseguir que se sobrecargue mucho menos tu ordenador, ya que solo tendrá que cargar el material justo y necesario para mezclar.

2. Organizar la sesión de forma correcta

En realidad y por lo que respecta al orden, puedes hacer lo que tu quieras. En todo caso te recomendaría que intentes hacerlo siempre igual. Eso te dará agilidad visual a la hora de buscar una pista concreta si el proyecto es muy grande.

Pero ya que vas a memorizar un orden para tus pistas, te aconsejo que lo hagas de la forma estándar ya que eso facilita las cosas para trabajar con otros músicos y estudios de grabación.

El orden que te voy a explicar ahora no tienen una razón de ser sagrada hoy en día. Y menos aún si usas solo el mezclador de tu propio secuenciador de audio. Se suelen ordenar así las pistas porque en las consolas analógicas y digitales esto permite tener siempre las voces cerca del centro y bien a mano. El orden sería.

  • Batería
  • Percusión
  • Bajo
  • Guitarras
  • Voces (tanto la principal como los coros)
  • Teclados
  • Cuerdas
  • Vientos
  • Efectos

Obviamente hablamos de una producción de una banda de pop, rock y músicas con formaciones similares.

Si quieres que hablemos sobre otro tipo de formaciones solo tienes que dejar un comentario.

Como puedes ver la batería y los efectos son lo que nos quedarían más alejados del centro si tuviéramos una mesa física. Pero también es razonable ya que, una vez preparada la batería, no deberíamos tener que hacer mucho más con ella salvo cosas muy puntuales. 

Lo mismo pasa con los canales auxiliares para efectos que normalmente estarán en su posición inicial y solo los tocaremos para automatizarlos. 

¡Y ATENCIÓN!

Porque automatizar los efectos es una de las cosas más interesantes y creativas que podemos hacer en una mezcla. Si quieres que haga un vídeo sobre eso dímelo en los comentarios. Además sería un buen vídeo para tenerlo dentro del curso gratuito de mezcla para YouTube que estoy preparando. Ve pasando por la web o las playlists de mi canal de YouTube para ir siguiéndolo. O También puedes suscribirte a la lista de correo en aladidstudios.com para que te avise en cuanto lo publique.

Recapitulando un poco, por supuesto este orden de canales no es la Biblia, así que puedes hacer lo que te parezca más cómodo en tu caso. Pero de este modo podrás trabajar con otras personas de forma más fácil.

3. Rootear correctamente

Hay una serie de rutas de los canales que han de estar de forma predefinida en toda mezcla.

Yo, por ejemplo, siempre uso una canal de submezcla. Por lo tanto el resto de canales pasan por ahí en vez de ir directamente al máster. También hablaremos de porqué hago eso en otro vídeo.

También uso canales auxiliares que me ayudan a agrupar y dar un tratamiento de audio conjunto a un grupo de canales concreto, como por ejemplo un canal auxiliar para toda la batería, otro para toda la percusión, otro para todas las guitarras, etc.

Y eso por no hablar de compresiones paralelas o “side-chain”. No te preocupes porque también veremos esto en otro vídeo. Así que suscríbete si quieres que te avise.

Por lo tanto es absolutamente vital hacer una conducción precisa y sin errores de las salidas y envíos de cada pista. De verdad, pon mucha atención en esto porque es muy fácil cometer errores.

No te preocupes si te abruma toda esta información. Piensa que tampoco voy a entrar aquí en detalle de cómo se han de hacer todos estos procesos. Para eso estará el capítulo específico dentro del curso de mezcla donde te explicaré paso a paso cómo hacer el enrutamiento.

4. Tener un buen tema de referencia.

Para mi es bastante necesario encontrar una canción que se asemeje estilísticamente al tema que voy a mezclar. Me lo pongo siempre en la última pista, antes del Master.

Así establezco de entrada un objetivo al que me quiero dirigir e intento ceñirme a él. Más tarde, cuando tenga la mezcla más o menos avanzada, podré decidir si sigo por ese camino o el tema me sugiere que he de buscar algún otro “color” en particular.

De hecho si eres tú quien se encarga de la grabación también, te aconsejaría que tuvieras ya tus canciones de referencia en ese momento. Ya que habrá cosas que si no tienes presentes en la grabación serán muy difíciles de conseguir a posteriori.

Por ejemplo el tipo de caja a usar en la batería o el tipo de microfonía que te va a dar el sonido que buscas.

5. Usar monitores y auriculares

Sé que es obvio decir esto, pero has de usar monitores de estudio para mezclar tus canciones.

Ni mucho menos es necesario que tengas unos monitores muy caros, pero si algo que te permita trabajar

Una buena opción, por ejemplo, en cuanto a relación calidad-precio son los Yamaha HS 5. Están alrededor de los 300€ la pareja y te funcionarán más que de sobra para hacer una buena mezcla profesional. Te dejo enlaces en la descripción del vídeo para que puedas echar un vistazo.

Incluso, si dispones de un presupuesto menor, te recomiendo que uses los Mackie CR4. Lo chulo de estos monitores es que no es necesario tener tarjeta de sonido ya que disponen de entrada de mini-jack y RCA.

Con los monitores harás el 90% de la mezcla, pero necesitarás también unos cascos. Y no solo como una segunda referencia, sino para hacer un correcto tratamiento del panorama.

Ten siempre a mano unos auriculares para mezclar y solo para mezclar. Unos que no saques a la calle y trates como si fueran oro. 

¡ESO SÍ!

No esperes a tener los mejores auriculares y ponte hoy a trabajar con lo que tengas a mano. 

Pero mi recomendación son los Beyerdynamic DT-990 Pro. No son para nada los más caros y sin embargo son todo un clásico en los estudios de grabación para mezcla. 

Y si has llegado hasta aquí, ¡lo prometido es deuda!

Te voy a desvelar una de las claves con las que consigo la mejor calidad de acabado para mis mezclas.

Meclar a bajo volumen y ratos cortos.

Si estás viendo este vídeo seguramente seas músico y no te pasarás 8 horas al día mezclando. Así que te encuentras en la situación perfecta para mezclar, porque puedes hacerlo sin estresar tus oídos.

Al cabo de poco tiempo de estar mezclando, tu percepción se va a alterar considerablemente y eso hará que oigas fantasmas por todos lados. Quiero decir que no vas a valorar lo que oyes de la mejor manera posible y cada día andarás haciendo cambios muy drásticos con respecto al día anterior.

Por eso intenta hacer sesiones cortas de mezcla. Trabaja rápido y sin pensar ni juzgar mucho lo que estás haciendo… sin pensártelo mucho. Si llevas tiempo estudiando música, piensa que tienes el criterio bien desarrollado y lo primero que te salga de forma instintiva será, seguramente, lo correcto.

Así que mueve “faders”, ecualiza ligeramente, comprime un poco y haz lo que tengas que hacer. Cierra la sesión y vuelve al día siguiente. Verás que todo está mucho mejor de lo que pensabas al acabar el día anterior.

Y también te aconsejo que mezcles con un volumen bajo. Se que puede ser lo contrario a lo que estás acostumbrada o acostumbrado. Pero es que no hay ni una sola razón para pasarte dos horas mezclando con mucho volumen. 

Te hace, entre comillas, disfrutar más, eso está claro. Pero tus oídos se fatigan mucho antes y también tu percepción, con lo que lo harás mucho peor.

Y por ir un poco más allá, te diré el secreto que uso yo. Antes de dar por terminada una mezcla siempre doy algunas pasadas a la canción al volumen más bajo posible. Un volumen tan bajo en el que tengo que esforzarme por escuchar lo que suena. Y ¿por qué hago esto?

Pues porque mezclar a ese volumen me da una perspectiva fresca, por así decir, de los planos en los que están los instrumentos. Con ese volumen vuelvo a hacer un repaso mental haciéndome la pregunta de si la voz está al volumen que debe estar con respecto al resto. Por eso digo “perspectiva de los planos”. Por la situación de cada instrumento en el espacio con respecto al oyente. Lo mismo hago con el bajo, la batería y el resto de instrumentos.

Créeme, esto te va a ayudar a detectar muchos problemas.

La próxima semana…

¡Y nada más por hoy! 

Te dejo la información de todo lo que acabo de decir en la web de nuestro estudio (aladidstudios.com). Tienes todos los enlaces en la descripción. Allí tienes acceso gratuito a todos los materiales que publicamos y a la transcripción de este vídeo. Así podrás guardar para ti todo lo que te interese.

En el próximo vídeo vamos a ver cómo hacer copias de seguridad. Pero no de la forma tradicional, sino que además te voy a explicar mi propio sistema para que puedas acceder a cualquiera de los estados en los que has tenido tu grabación, edición o mezcla. Para no perdértelo puedes suscribirte en este botón.

Recuerda que también estoy en todas las plataformas con mi podcast El rincón de la música, donde hablamos de un montón de temas interesantes para músicos como grabación, entrevistas, promoción para artistas y mucho más.

Déjame tus comentarios aquí debajo con tus dudas y sugerencias o peticiones para hacer crecer contigo todo este contenido.

Nos vemos la semana que viene! Ciao!

😍 ¡Comparte con tus amigxs! 😍

Deja un comentario