fbpx

Crear una partitura nueva con Sibelius

Hoy vamos a aprender a crear una partitura con Sibelius desde cero.  Y dirás, “yo eso ya lo sé hacer” o “bah… eso es demasiado sencillo”.  Pero he de decir que me llegan un montón de mensajes y comentarios con problemas gordos y un montón de misterios en partituras acabadas que no se sabe de dónde han salido.  Pues bien, la mayoría de estos errores surgen porque no hemos creado la partitura correctamente siguiendo los diferentes pasos que nos aconseja Sibelius.

Pasos a seguir para crear una partitura nueva

Si acabas de abrir el programa debería aparecer por defecto la ventana de inicio rápido. Si ya lo tenías abierto, puedes abrirla de varias maneras:  puedes acceder al menú Archivo ➨ Nuevo, o bien usar el atajo de teclado Ctrl+N o cmd+N. 

Una vez se abre la ventana de inicio rápido podemos seleccionar una de las plantillas que nos ofrece Sibelius o crear una desde cero. Para este ejemplo vamos a seleccionar una partitura vacía para aprender a configurarla nosotros mismos. 

¡Mucho cuidado! Haz solamente un clic en la hoja en blanco, si haces dos clicks se abrirá la partitura directamente sin pasar por la configuración inicial.

Ahora te voy a explicar paso a paso cada una de las diferentes secciones. Intenta no dejarte ninguna ya que si lo haces tendrás problemas más adelante. Piensa que solo tendrás que aprender esto una vez y luego lo harás de forma automática.  

Tamaño y orientación de la página 

Los dos tamaños de página que usaremos con más frecuencia son el A4 y el A3. Esto ya depende de las necesidades de cada uno, pero por lo general no es grave hacer un cambio más tarde. También te puede interesar en este punto seleccionar la orientación del guión de la partitura. 

Cambiar instrumentos

Seguramente ésta sea la parte menos importante en cuanto a cambios se refiere. Podemos elegir un piano o cualquier otro instrumento y más tarde añadir o quitar los que queramos. 

Configuración personal

En este apartado, Sibelius, nos ofrece la posibilidad de elegir alguna de las configuraciones preestablecidas de las que dispone. El consejo que te doy en este apartado es que escojas una configuración que ofrezca una alta legibilidad.  puede que queramos experimentar con nuevos tipos de letra más personalizada, pero con el tiempo te darás cuenta que lo más efectivo a la hora de trabajar con los músicos es usar una caligrafía fácil de leer.

Por supuesto, yo con el tiempo he ido eligiendo una fuente personalizada para el título y alguna otra opción. Más tarde la he guardado como una configuración personal, y de esta manera me aparece siempre dentro de este menú. En próximos artículos te voy a explicar cómo guardar una configuración personal de la partitura.

Configuración de la indicación de compás 

En este apartado se nos muestra una ventana con la mayoría de los números de compás más habituales. Si necesitamos alguna opción personalizada solo hay que hacer clic en el botón Otro.

Compás de anacrusa 

En este caso es muy importante dejar anotada cuál será la anacrusa de la partitura. También la duración de la misma. Para ello solo tenemos que desplegar el menú e ir sumando figuras hasta conseguir la duración deseada.

Indicación de metrónomo 

En esta sección podemos elegir entre la forma tradicional para anotar el tempo o usar una indicación más exacta. 

Configuración de la armadura 

Lo primero que debemos hacer es desplegar el menú para seleccionar tonalidades con sostenidos o bemoles. De ese modo nos aparecerán todas las tonalidades mayores o menores para elegir la que necesitamos.

Configuración de la información de partitura

Todos estos datos pueden ser añadidos a posteriori pero yo te recomiendo que lo hagas aquí y en ningún caso más tarde. La razón por la que te digo esto es porque si lo haces después puede pasar que estos textos aparezcan en unas partes (particellas) y en otras no. Si lo haces aquí te aseguras que tanto el guión como todas las partes están perfectas.

Ahora solo tenemos que hacer clic en el botón Crear y se abrirá la partitura con toda la configuración acabada. 

Créeme, por mucha pereza que te dé o por mucha prisa que tengas es vital que configures correctamente la partitura antes de empezar, te ahorrarás un montón de dolores de cabeza.

Espero que te haya gustado mucho este primer capítulo de el curso de Sibelius.  por favor, si tienes alguna duda o quieres saber algo más solo tienes que dejarme un comentario aquí abajo. 

Si crees que conoces a alguien a quien le pueda interesar este contenido no dudes en compartirlo, también lo puedes hacer en tus redes sociales favoritas con los botones que encontrarás aquí mismo.

Muchas gracias y nos vemos en el siguiente artículo.

5/5 (2 Reviews)

Deja un comentario